Toledo, 1-4 Octubre 2014
El Greco en su IV Centenario: Patrimonio Hispánico y Diálogo Intercultural

XX Congreso Nacional de Historia del Arte CEHA

Catálogo de la exposición sobre el Greco. 1902

En 1902 el Museo del Prado acogía la primera exposición retrospectiva sobre el Greco bajo el título “Exposición de las obras de Domenico Theotocopuli llamado el Greco“. El evento surgió como una propuesta del subdirector de la institución, Salvador Viniegra, que fue acogida con entusiasmo. El gobierno liberal manifestó interés por la muestra, la coronación de Alfonso XIII estaba en ciernes y una exposición sobre el Greco podía convertirse en un socorrido recurso para exhibir una España con evidentes signos de modernidad. Y es que el Greco era concebido en el extranjero como un genio avant-la-lettre, su obra ya había participado en sonoras exposiciones (una celebrada en Manchester en 1857 y dos en Londres, entre 1895 y 1901) y su estilo era elogiado por los grandes círculos artísticos del momento. De un lado y de otro, personalidades tan influyentes como el Conde de Romanones o Aureliano de Beruete contribuyeron con su generoso apoyo a la materialización de la idea.

La premura del montaje, el escaso estudio de las piezas exhibidas, la falta de criterios museográficos y la ausencia de obras maestras, certificaban fallos logísticos y museológicos derivados de la frágil infraestructura con que contaba la exposición, aunque el esfuerzo de José Villegas y Salvador Viniegra, sus comisarios, fue encomiable. Si bien es cierto, esto no impidió elevar al Greco a la categoría de maestro, situándolo a la altura de Velázquez o Rubens, por otro lado, una política puntera que el Museo ya había puesto en práctica con la exposición retrospectiva dedicada a Goya en 1900 y que encontrará continuidad con la exposición de las obras de Zurbarán en 1905.

Las críticas de los sectores más conservadores no tardaron en llegar y, aunque la exposición no se abrió a tiempo para absorber el volumen de visitantes que asistieron a la coronación de Alfonso XIII, las consecuencias a corto y largo plazo de la exposición no fueron, en absoluto, negativas. De hecho, la historiografía incluye la muestra dentro de los acontecimientos que sirvieron como revulsivo para avivar el interés por el Candiota.

Hace unos días, el catálogo que la siguió ha sido puesto a disposición del público por el Museo del Prado, que ha alojado una copia en su Biblioteca Digital. Su formato no deja de ser sorprendente, cuenta con un amplio abanico de fotografías, cortesía de J. Lacoste, una relación de las obras expuestas, divididas en dos apartados en función de su procedencia –propiedad del Prado y préstamos, respectivamente- y una prolija descripción biográfica a cargo de Salvador Viniegra, que a su vez se inspira en la negación del Greco como un pintor demente y en su reconocimiento como piedra angular de la escuela española, unas afirmaciones que, en resumen, bebía de Lefort, Cossío y Beruete.

Catálogo ilustrado de la exposición de El Greco

 

Fuente:

STORM, Eric, El descubrimiento del Greco: Nacionalismo y Arte Moderno (1860-1914), Madrid, Marcial Pons, 2011, pp. 235

VINIEGRA, Salvador, Catálogo ilustardo de la exposición de El Greco, Madrid, Museo Nacional del Prado, 1902, pp. 65

Comentarios

Aún no hay comentarios a esta entrada.

Si tienes algo que decir, utiliza el formulario de la derecha.

Organizadores:

  • Comité Español de Historia del Arte
  • Universidad de Castilla- La Mancha

Patrocinador:

  • El Greco 2014

Colaboradores:

  • Ayuntamiento de Toledo
  • Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha
  • Ministerio de Cultura y Deporte
  • Consorcio de Toledo
  • Arzobispado de Toledo
  • Excelentísimo Cabildo de la Santa Iglesia Catedral Primada
  • Museo del Ejército
  • Museo del Prado
  • Museo Sefardí
  • Museo del Greco
  • Museo de Santa Cruz
  • Centro de Estudios de Castilla- La Mancha
  • Cátedras Universidad-Empresa -- Universidad de Castilla- La Mancha

Créditos: